Siete teorías controvertidas de inversión

0

Entre las dos mayores tendencias de Wall Street, están los que se adhieren al pensamiento del mercado eficiente y los que creen que el mercado puede ser vencido. De todos modos, hay muchas teorías que intentan explicar e influir en el mercado y en la conducta del inversor. En este artículo vamos a ver algunas teorías financieras tradicionales, y otras no tanto.

Hipótesis del Mercado Eficiente

La Hipótesis del Mercado Eficiente define que el precio de mercado de las acciones incorpora toda la información conocida acerca de esa acción. Esto significa que la misma está valorada con precisión hasta que un suceso futuro cambie y  la modifique. Debido a que el futuro es incierto, un adherente de HME prefiere ser dueño de una amplia franja de acciones ya que se beneficiaría ante una subida general del mercado. Los opositores de esta teoría usan como espejo a Warren Buffett y otros inversores vencedores del mercado.

Principio del 50%

El principio del 50% predice que, antes de continuar, una tendencia de precios se someterá a una corrección de entre la mitad y dos tercios de la variación del precio. Por ejemplo, si una acción ha tenido una tendencia al alza y se incrementó en un 20%, caerá un 10% antes de continuar su ascenso. Esta regla es utilizada por técnicos para analizar operaciones de corto plazo. Si la corrección supera el 50% de la variación de precios, se considera una señal de que la tendencia ha cambiado y que ha llegado antes de tiempo.

Teoría del gran tonto

La teoría del gran tonto es la de hacer dinero a partir de una acción demasiado cara, siempre y cuando alguien esté dispuesto a pagar más que el primer tonto. Invertir de acuerdo con la teoría del gran tonto implica ignorar las valoraciones, los informes de ingresos y todos los demás datos. Una corrección del mercado podría hacer quedar mal parado a quien apueste el 100% por que exista un tonto mayor que él.

Teoría de bloque raro

La teoría del lote raro (conocida también como odd lot) consiste en vender pequeños bloques de acciones a manos de inversores individuales como un indicador de compra. El éxito de esta teoría depende en gran medida del grado de conocimiento acerca sobre las empresas que esta involucra. Es importante distinguir las ventas odd lot que se están produciendo con una baja tolerancia al riesgo, de aquellas ventas de lotes que se venden cuando existen más problemas. En esta teoría, el beneficio para los inversores particulares es que tienen más posibilidad de actuar rápido que los grandes fondos ante imprevistos graves.

Teoría de la proyección (Teoría de aversión a la pérdida)

Esta teoría define que las percepciones de la gente sobre la ganancia y  la pérdida están sesgadas. Es decir, las personas tienen más miedo a la pérdida que lo que se pueden entusiasmar por una ganancia. Por ejemplo, si usted le ofrece a una persona dos inversiones, una con un retorno de 5% cada año y otra con 12%, pero que a la vez perdió 2,5% y el rendimiento final fue de 6% en los mismos años, la persona va a elegir la inversión de 5%. Esto se debe a que se le da una importancia irracional a  la pérdida, sin tener en cuenta que, a pesar de ella, finalmente las ganancias de esta son mayores. Las dos alternativas se refieren al rendimiento neto total después de tres años. Para los profesionales financieros, el reto está en satisfacer una cartera de perfil de riesgo del cliente, en lugar de los deseos de recompensa. Para el inversor, el reto es superar los pronósticos desalentadores de la teoría de la percepción y convertirse en lo suficientemente valiente para obtener las ganancias que desean.

Teoría de las expectativas racionales

La teoría de expectativas racionales indica que en economía los jugadores deben invertir siendo conscientes de lo que se puede esperar en el futuro. De esta manera, la persona impulsa una profecía auto cumplida que ayuda a concretar el evento en el futuro. Aunque esta teoría se ha convertido muy importante para la economía, su utilidad es dudosa. Por ejemplo, un inversor que piensa que una acción va a subir y, comprándola, lograra que las acciones suban. Pero mientras él hace esto al mismo tiempo hay varios haciendo lo mismo. Esta misma operación se puede enmarcar fuera de la teoría de expectativas racionales.

Teoría de interés a corto

La teoría de interés a corto postula que un alto interés a corto es el precursor de un aumento en el precio de la acción. El razonamiento es que todos los operadores, miles de profesionales y particulares estudiando cada trozo de información de mercado, seguramente no pueden estar equivocados. Puede que tengan razón hasta cierto punto, pero el precio de las acciones de hecho puede aumentar en virtud de ser muy corto. Vendedores a corto tienen que cubrir sus posiciones con el tiempo mediante la compra de las acciones que han vendido. En consecuencia, la presión creada por la compra de los vendedores en corto que cubren sus posiciones empujará al alza el precio de la acción.

Toda teoría es un intento de imponer algún tipo de compatibilidad o algún tipo de marco a las millones de decisiones de compra y venta que hacen el flujo del mercado diariamente. Si bien es útil conocer estas teorías (y este es sólo un pincelazo que necesita profundización), también es importante recordar que no existe una teoría unificada que puede explicar el mundo financiero.

Acerca del Autor