Pánico en el Nasdaq: ¿se acerca un baño de sangre en el sector Tech?

0

Por un breve momento, Jeff Bezos, el CEO de Amazon.com (NASDAQ: AMZN), fue el hombre más rico del mundo: el primer trillonario de la historia. 

Lamentablemente, Bezos ni siquiera tuvo tiempo para celebrar. Después de llegar a máximos históricos en el precio de sus acciones, Amazon revirtió su tendencia y terminó el día en números rojos.

Las acciones cayeron casi 7 dólares el jueves pasado, lo que es suficiente para noquear al pobre Bezos y dejarlo por debajo de Bill Gates en la lista de los más ricos. Hoy, la fortuna del CEO de AMZN es de “sólo” 89 mil millones de dólares, según cifras de Bloomberg.

Para mayor desastre, las ganancias reportadas por Amazon en el segundo trimestre del año no lograron impresionar a los inversores, lo que precipitó la caída de su precio.

“Aparentemente, la compañía está obteniendo sólo un pequeño margen de ganancias sobre sus gigantescas operaciones de retail. Este retorno mínimo le meterá aún más presión a Amazon, que ya puso en marcha un plan multimillonario de adquisición de retails alrededor del mundo”, apunta el sitio TechCrunch, en referencia a la oferta de 13,7 mil millones de dólares que Bezos realizó por Whole Foods Inc.

Aunque, para ser justos, Amazon no fue la única acción tech que se desplomó en los últimos días. El Nasdaq en general se fue a rojo durante la tarde del jueves pasado, mientras muchos inversores asustadizos trataban de cerrar operaciones y escapar con alguna ganancia.

La caída fue tal, que incluso las populares acciones FAANG –Facebook, Amazon, Apple, Netflix y Google- retrocedieron en los mercados. De todo este selecto grupo, sólo Facebook terminó la semana en números azules.

Hasta el nicho de los semiconductores –uno de los grupos más sólidos de todo el mercado tech– registró caídas importantes el pasado jueves, incluyendo una baja del 3% de NVIDIA Corp. (NASDAQ: NVDA).

Por supuesto, los inversores están entrando en un colapso nervioso al ver desplomarse a estas acciones. Con los índices financieros rompiendo todos los récords últimamente, cualquier pequeño contratiempo en los mercados provoca el pánico colectivo.

Después de todo, el mercado de esta temporada ha estado realmente aburrido. Las acciones no han tenido grandes sobresaltos en mucho tiempo. Durante los últimos 3 meses, hemos llegado a las cifras más bajas de volatilidad en años, y eso ha convertido a los inversores en cobardes y apocalípticos: hoy en día, cualquier pequeña caída se interpreta como la señal del desastre.

Un buen ejemplo de esto es el “crash” que experimentó Amazon hace 2 meses. Las acciones de AMZN cayeron por debajo de los 930 dólares a principios de junio, y se pensó que la crisis era inminente. Sin embargo, el precio de Amazon se recuperó casi de inmediato, y cerró el día con una pérdida marginal de sólo el 3%.

Esa tarde de viernes fue un verdadero baño de sangre para las FAANG. Facebook, Amazon, Apple, Netflix y Google, cada una de ellas cayó en más de un 3% a la hora de cierre. Podría haber sido el fin del mercado alcista y el comienzo de un efecto dominó que desplomara el mercado tech. Pero, para cuando llegó el lunes, a los inversores se les había olvidado todo esto, y volvieron a comprar acciones de tecnología como si nada.

Y es que, cuando ponemos estos movimientos en perspectiva, nos damos cuenta de que nunca se trató del fin del mundo, o la nueva gran crisis…Simplemente fue una pequeña turbulencia normal.

Pero, ¿y si las acciones siguen en baja, y caen hasta un 5% en agosto? ¿Entonces sí será el Armagedón? Por supuesto que no.

De hecho, es muy probable que, a finales de mes, el mercado tech caiga en un 5% o hasta un 10%. Y eso es porque el mercado hace “correcciones” de manera natural.

La naturaleza es sabia y el mercado también. Tarde o temprano, TODAS las acciones se desploman. Cualquiera que te prometa lo contrario es un gran mentiroso o un gran idiota.

Pero aunque esto suene a obviedad, existen muchos inversores, multimillonarios o corrientes, que quedan reducidos a lágrimas de bebé cuando su acción favorita experimenta un golpe.

La falta de volatilidad está quitando resistencia y valentía a los inversores. Sólo así se explica el por qué en una simple bajada, ellos se imaginan un baño de sangre.

Un saludo,

Greg Guenthner
Para El Inversor Diario

Compartir Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Share on Google+0Email this to someone

Acerca del Autor

Greg Guenthner