Los viejos errores del BCE

0

La entidad encargada de la política monetaria de la Eurozona –el Banco Central Europeo- está a punto de cometer un error que podría desatar una nueva crisis económica.

Es un secreto a voces, y los mercados ya se están anticipando: el Banco Central Europeo tiene previsto retirar durante los próximos 12 meses los estímulos monetarios que han propiciado el crecimiento económico europeo durante los últimos cinco años y que han llevado a las bolsas a niveles que no se veían desde antes de la crisis.

Los movimientos en el mercado no se han hecho esperar y ya se están percibiendo las primeras consecuencias de la más que probable acción del Banco Central Europeo. El euro ha sido el primero en anticiparse a la noticia y ha marcado recientemente su nivel más alto de los últimos tres años.

IMAGEN1
Fuente: Investing.com

 

Como puede ver en el gráfico anterior, la divisa comunitaria rompió la resistencia en el nivel de los 1,15 dólares por euro el pasado 18 de julio y alcanzó un máximo en 1,18 dólares por euro, un nivel que no había alcanzado desde enero de 2015.

En las últimas tres semanas el euro se ha revalorizado frente al dólar un 12 por ciento, algo que no sucedía desde principios del año 2011.

Una vez descontada por los mercados la decisión del BCE de retirar los estímulos monetarios como se puede percibir por la fuerte reacción alcista del euro durante las últimas semanas, la gran incógnita que queda es cómo afectará esta contracción de la política monetaria a la evolución de la economía europea.

Un peligroso precedente

Si el movimiento que anticipa el mercado se produce como todo apunta, no será la primera vez en la historia reciente que el Banco Central Europeo pone a la economía europea contra las cuerdas al retirar los estímulos monetarios y subir los tipos de interés de manera precipitada.

El episodio más notorio de cómo una mala política monetaria puede hundir a una economía se vivió el 7 de abril de 2011 en la ciudad alemana de Frankfurt.

Durante el año 2010 y principios de 2011 la economía europea conseguía recuperarse tímidamente tras el duro golpe que supuso la crisis financiera mundial del año 2008. Sin embargo, aquel día de abril el Banco Central selló el destino de la economía europea al subir los tipos de interés cuando la economía europea aún intentaba recuperarse.

La negligente política monetaria del Banco Central Europeo se agravó aún más cuando tres meses después se volvieron a subir los tipos de interés hasta el 1,5 por ciento. Muchos economistas alertaron del catastrófico error, un error que no cometieron en Estados Unidos donde los tipos rondaban el cero por ciento y que permitió que la economía estadounidense saliera reforzada de la crisis frente a la maltrecha economía europea.

El BCE intentó solucionar la catástrofe con una bajada de los tipos de interés en diciembre de ese mismo año, pero ya era demasiado tarde: la economía europea estaba herida de muerte y una nueva crisis económica de grandes dimensiones era ya inevitable.

En menos de un año, Grecia, Irlanda y Portugal tuvieron que ser rescatadas y dos grandes economías como Italia y España estuvieron a punto de arrastrar al euro y provocar la desaparición de la Eurozona en el verano de 2012.

Con esto lo que queremos poner de relieve es que un paso en falso de una institución como el Banco Central Europeo puede tener consecuencias devastadoras para economía, sobre todo en un entorno actual de alta deuda y bajo crecimiento económico en la Zona Euro.

Aunque son difíciles de predecir, la retirada de los estímulos monetarios y la posterior subida de tipos –algo que la Reserva Federal de Estados Unidos está llevando a cabo desde 2013 y que el BCE pretende imitar- puede tener efectos adversos en el crecimiento económico y en la creación de empleo.

En primer lugar, la fuerte revalorización de la divisa comunitaria supone un obstáculo para la competitividad exterior de las empresas europeas. Esto podría provocar un descenso de las exportaciones y un empeoramiento de las balanzas comerciales europeas, con lo que ello supone para la economía.

Por otro lado, el incremento de los intereses de la deuda en un entorno de elevado endeudamiento, sobre todo en el caso del endeudamiento público,  puede desembocar en importantes tensiones políticas como ya sucedió en años anteriores.

Si bien recientemente los europeos nos congratulábamos del retroceso de los movimientos populistas, con las victorias del primer ministro holandés Mark Rutte y del centrista Emanuel Macron, el frágil equilibrio político europeo podría venirse abajo, sobre todo ante la perspectiva de las elecciones alemanas de este año y del insuficiente apoyo parlamentario con el que cuenta Mariano Rajoy.

Como un castillo de naipes, la estabilidad económica y política de la Unión Europea puede venirse abajo si el Banco Central Europeo da un paso en falso. Desde el newsletter El Inversor Diario seguiremos con atención las noticias que lleguen desde la sede del BCE en Frankfurt.

Un cordial saludo,

Alberto Redondo

Editor Inversor Global España

Compartir Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Share on Google+0Email this to someone

Acerca del Autor

Alberto Redondo

Alberto Redondo es el editor de Inversor Global en España. En su blog podrás descubrir todo sobre la economía y las finanzas en España. Además recibirás consejos sobre cómo sortear la crisis y construir tu cartera de inversiones con éxito.