El sector hotelero en guerra contra Airbnb

0

Las plataformas online como Airbnb abusan de competencia desleal y suponen una amenaza para el sector hotelero. El precio de la vivienda en el centro de las grandes ciudades se dispara debido al alquiler turístico incentivado por este nuevo modelo de negocio.

La pasada semana mi familia volvía de disfrutar un crucero por las costas de Italia y relatando sus experiencias hubo algo que llamó mucho mi atención. Venecia fue una de las paradas que hicieron en barco y me comentaban que hay más venecianos en el cementerio que en la ciudad. Ciudadanos que se ven obligados a trasladarse fuera debido a los precios carísimos de los pisos, que son alquilados a los turistas que más pagan. Que si cierran una ferretería, abren una tienda de máscaras, que ya hay cientos… Y todo pensado para el turista. Ciudades sin alma, porque sus habitantes viven en las afueras.

En España, algo parecido está ocurriendo en las ciudades más visitadas por los turistas, como Barcelona, Madrid y Palma. Los vecinos se quejan de los problemas que conllevan esta masificación y sobretodo la preocupación por el excesivo aumento en el alquiler de la vivienda.

¿Cómo hemos llegado a esta situación?

España es uno de los destinos favoritos de los turistas. El agradable clima, la riqueza cultural, su gastronomía y las hermosas playas hacen que sea uno de los países más visitados del mundo.

En ésta última década de dificultades económicas, tanto las compañías como los consumidores han tenido que reinventarse y buscar alternativas para adaptarse al nuevo marco económico.

Coincidiendo con el inicio de la crisis, en 2008 se fundó una compañía que generaría en un futuro mucha controversia y traería consecuencias en nuestra economía: Airbnb

Airbnb es una plataforma online que pone en contacto a personas que quieren alquilar sus viviendas a huéspedes que buscan una estancia temporal a un precio más económico. A día de hoy cubre hasta un total de 2.000.000 de propiedades en 192 países distintos.

En un principio se hablaba de economía corporativa y el beneficio que suponía la creación de esta nueva alternativa debido a sus bajos costes, pero…

¿Qué consecuencias conlleva este nuevo modelo de negocio?

La primera consecuencia es la migración de turistas de hoteles a pisos de alquiler vacacional debido a su menor coste.

El alquiler vacacional ofrece actualmente una rentabilidad en torno al 10%, por lo que los propietarios de los inmuebles buscan obtener este atractivo rendimiento en el mercado residencial a través de estas plataformas.

Debido a la corta duración de estos contratos de alquiler y a la alta rotación de los inquilinos, la rentabilidad que supone el arrendamiento es muy atractiva para los propietarios, tanto por los altos precios como por la temprana disponibilidad del dinero. Por tanto, cada vez son más los inversores que compran una vivienda para colocarla en compañías como Airbnb.

Esta situación está provocando un incremento importante en el coste de la vivienda en las ciudades con más afluencia de turistas ya que los inversores cada vez están viendo más atractivo este negocio y buscan el aprovechamiento del auge en el precio de los alquileres. Esto provoca que cada vez sea más difícil pagar la mensualidad en zonas como el centro de Madrid y Barcelona.

Imagen1

Fuente: Inside Airbnb

¿Qué compañías se están viendo perjudicadas?

Los claros perjudicados ante este modelo de negocio evidentemente son los pertenecientes al sector hotelero.

Las compañías hoteleras españolas que cotizan en bolsa, (NH Hoteles y Meliá Hotels) a pesar de su gran crecimiento debido al auge del turismo, han visto reducido su beneficio. Según un estudio de la Universidad de Boston, concluye que por cada aumento del 1% de la oferta de Airbnb en una ciudad los hoteles pierden un 0,05% de sus ingresos.

En los últimos dos años, este nuevo modelo de negocio ha provocado una reducción de los ingresos del sector hotelero en más de un 5% y sigue aumentando cada año.

Gabriel Escarrer, vicepresidente y consejero delegado de Meliá Hotels apunta:

“Hay una falta de regulación en la mal llamada economía colaborativa. Meliá, para ajustarse a la normativa, no sólo en cuestiones de impuesto o licencias, debe cumplir con ciertas medidas en materia contra incendios, seguridad, riesgos laborales e higiene, lo que representa un coste de casi 18 euros por habitación. Esto genera una desventaja respecto a cualquier particular que ponga su piso en alquiler, a lo que se suma, además, que en la mayoría de los casos estos apartamentos no cuentan con licencia ni pagan IVA”

Una agencia de publicidad en España

Por otro lado, cabe destacar que Airbnb desvía todos los ingresos que genera a Irlanda donde se sitúa la sede central y así disfrutar de beneficios fiscales. En España sólo paga los impuestos correspondientes de una filial encargada de dar servicios de marketing y publicidad. Los ingresos por comisiones en España rondan los 35 millones de euros. Así pues, en el pasado ejercicio la compañía declaraba en nuestro país tan solo unos ingresos de 2,92 millones de euros de los cuales han pagado 55.211 euros en concepto de impuesto de sociedades.

En definitiva, este nuevo modelo de negocio está provocando un aumento en el precio del alquiler concentrado en el centro de las grandes ciudades. Los principales afectados esperan una regulación que permita establecer unas normas que limiten el número de días en alquiler y la inclusión de una tasa en beneficio de la ciudad.

 

Atentamente,

Carlos Ariza

Compartir Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn15Share on Google+0Email this to someone

Acerca del Autor

Carlos Ariza