El mercado del oro está a punto de explotar

0

Las incertidumbres económicas globales parecen estarle dando el empujón final al precio del oro. Si no tienes un poco de este metal en tu cartera podrías perderte la gran fiesta del año.

La naturaleza humana es un fenómeno sumamente interesante: a pesar de que en el mundo existen muchísimas personalidades con actitudes muy diferentes, hay algunas características que compartimos todos los seres humanos. En muchas ocasiones esas características pueden ayudarnos a predecir la forma con la que alguien va reaccionar ante ciertas situaciones.

Aprender más sobre cómo está programado nuestro cerebro es algo que disfruto mucho. Creo que aprender y entender a las personas y su comportamiento, me ayuda a ser un mejor padre, un amigo más empático, un colega más eficiente… Y claro, un inversor más exitoso.

Los mercados –ya sea la Bolsa, el real estate, los commodities y cualquier otro- están hechos a partir de las decisiones de compra y ventas de las personas involucradas. De miles de decisiones de miles de personas. Y ocurre que, en momentos importantes de la historia, los humanos tienden a actuar siguiendo ciertos patrones.

Esta semana es uno de esos momentos clave. Mira este gráfico:

unnamed

La imagen nos muestra el precio spot de la onza de oro.

Este año el oro ha estado subiendo y bajando dentro de un rango bastante amplio: cuando éste toca o se acerca a los 1.200 dólares la onza, los compradores aprovechan, lo que a su vez sube los precios. Inversamente, cuando va subiendo hasta los 1.290 dólares la onza, los vendedores se meten para generar ganancias, bajando así el precio.

Pero hace algunos días, este patrón fue interrumpido. Y cualquiera que sepa al menos un poco sobre los mercados y las tendencias sabe que esto es algo muy importante.

La semana pasada, la cotización del oro tocó la cifra clave de 1.300 dólares la onza, superando así sus máximos de abril y junio. Este “punto de quiebre” por encima de sus dos últimos máximos prueba que la demanda por oro está tomando impulso. Es una muestra de que los compradores se están poniendo más agresivos y están dispuestos a pagar precios más altos por el metal precioso.

¿Lo mejor de todo? Esto debería llamar la atención de compradores oportunistas.

Anticipo que su cotización seguirá subiendo ahora y lo que queda del año.

Desde mi punto de vista, el oro les ha dado a los inversores pruebas suficientes de estar entrando en un mercado alcista.

Es por esto precisamente que considero que el momento para invertir en oro es ahora. Es un activo cuyo precio, a diferencia de las divisas, no puede ser manipulado. Esto hace del oro una manera excelente con la que proteger tu capital.

La necesidad de los inversores de proteger su patrimonio ha incrementado la demanda que existe por el oro. Además, la bolsa estadounidense se ha inflado y dejado de ser un mercado seguro. Y los bonos del Tesoro y las cuentas de ahorro apenas dan retornos. Y otro agravante es que el valor del dólar ha caído a lo largo de todo el año.

Bueno, toda esta incertidumbre hace que el precio del oro suba. Y existen varias razones “fundamentales” que defienden la teoría de que debería seguir haciéndolo.

Los riesgos geopolíticos mundiales (las situaciones con Corea del Norte, Rusia, China, Medio Oriente, y más) son una amenaza para nuestro sistema financiero, en el que el oro es una excelente póliza de seguro.

Por otro lado, las compañías mineras no han invertido en recursos nuevos, por lo que hay menos oro disponible. En otras palabras, la oferta no está pudiendo satisfacer la demanda.

Todo esto es un conjunto de elementos que permitirían “prender fuego sin una cerilla”. Imagina ahora lo que podría pasar una vez que metamos un mechero en la ecuación.

Si la Bolsa sufre un retroceso importante, o si el gobierno estadounidense aprueba un paro total del presupuesto nacional, o si Corea del Norte lanza un misil nuclear…
Existen bastantes escenarios que podrían llevar al mercado y a la economía estadounidense directo al caos, y todos estos escenarios harán que muchos inversores adquieran enormes cantidades de oro.

Lo que pasó hace unos días sólo fue el empujón que necesitaba el oro para dar inicio a la próxima gran tendencia. Entonces, ¿qué podemos esperar para esta segunda mitad del año?

He estado leyendo el segundo informe trimestral del mercado mundial del oro, publicado por el World Gold Council, y me he topado con unas estadísticas muy interesantes.

Lo primero que llamó mi atención fueron las 56 toneladas de oro que los inversores de ETFs adquirieron en el segundo trimestre.

Aclaro: estas adquisiciones fueron compras de ETFs respaldados en oro, como el GLD. Cuando un inversor da capital a estos fondos, los administradores de los mismos tienen que comprar oro físico o, al menos, “paper gold” (papel oro, es decir, contratos financieros que suben y bajan siguiendo las tendencias del oro).

Mientras mayor sea la demanda por ETFs respaldados en oro, más administradores se ven obligados a adquirir el metal precioso o activos relacionados. Y más demanda equivale a cotizaciones más altas.

Así que, mientras esta tendencia sigue su curso, espero que el oro se vuelva cada vez más caro. Además, el World Gold Council apuntó que la demanda china por lingotes y monedas de oro subió un 56% en el transcurso del año pasado. Y esto es un crecimiento enorme. Si China se mantiene comprando oro, puede que el país suba la cotización del mismo.

A medida que la cantidad de personas invirtiendo en oro aumente, la naturaleza humana tomará el control. El temor a perderse la oportunidad de ser parte del próximo gran rally del oro hará que los inversores compren más y más, creando un círculo vicioso.

Las condiciones para este rally del oro ya están listas, y ahora que su cotización acaba de superar la marca de los 1.300 dólares, puede que tenga un ascenso rápido hasta los 1.500 dólares.

Históricamente, septiembre siempre ha sido el mejor mes para el metal precioso (en décadas pasadas no ha habido ningún otro mes que se le compare). En otras palabras, puede que la fiesta en el mercado del oro comience pronto.

Así que, si no has invertido aún en oro, o si crees que no te haría mal entrar más profundamente en el mercado alcista que está por venir, deberías actuar ya mismo, antes de que las cotizaciones suban más aún.

Saludos,

Zach Scheidt

Compartir Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn1Share on Google+0Email this to someone

Acerca del Autor

Inversor Global

La mejor forma de estar al tanto de qué es lo que está pasando dentro de los círculos de las inversiones en España y en el mundo es registrándose a nuestro Newsletter Semanal de Inversiones. Todos los martes y sábados recibirá en su casilla de correo electrónico nuestras exclusivas opiniones y puntos de vista.