El indicador que marca el camino

0

Uno de los indicadores más fiables a la hora de predecir la marcha de la bolsa son los huecos que dejan los activos financieros entre sesiones. Descubra a continuación cómo interpretarlos y acertar invirtiendo.

Para ganar dinero haciendo trading hay dos aspectos fundamentales que hay que cumplir a rajatabla: uno es tener disciplina y el otro es la formación.

La primera es difícil de adquirir. Hay personas que se dejan llevar por sus emociones y carecen de la frialdad y disciplina necesaria para tomar decisiones aún en los momentos en los que el pánico gobierna a los mercados.

La segunda sí se puede adquirir. Es por ese motivo por el que en esta columna hablaremos sobre los huecos que aparecen en las gráficas de las cotizaciones y cómo poder aprovecharlos en nuestra operativa.

Normalmente en las aperturas de los mercados, el precio realiza un salto que puede ser alcista o bajista y producen un hueco en el gráfico. Esto se debe a la publicación de noticias mientras el mercado estaba cerrado que provocan un desajuste entre las órdenes de compra y de venta.

Cuando el mercado está abierto, los huecos que vemos en el gráfico entre los precios son simplemente áreas en los cuales no se ha llevado a cabo ninguna operación y por tanto no se ha registrado información al respecto.

Es importante saber cómo interpretar las señales que nos dan estos huecos respecto a la dirección que pueden tomar las bolsas. Cuando nos encontramos un hueco hacia arriba, nos indica una señal de fuerza en el mercado. En cambio si el hueco es hacia abajo, la señal es síntoma de debilidad.

Por último, también es importante tener en cuenta que normalmente los huecos tienden a rellenarse. En el caso de que no suceda, éstos actúan como soportes y resistencias de cara a la evolución futura del activo financiero que estemos analizando.


Los cuatro tipos de gaps

Principalmente existen cuatro tipos de gaps o huecos. Los revisamos.

  1. Hueco común:

Este gap es el menos importante. Suele darse en mercados laterales y normalmente se cierran en pocas sesiones. Suele ignorarse ya que no tiene ninguna implicación en la dirección de la tendencia.

Si quisiéramos aprovecharlo, habría que posicionarse en contra del gap y esperar a que éste se rellene, ya que como hemos dicho anteriormente, lo más probable es que se cierre en pocas sesiones.

  1. Hueco de ruptura:

Este tipo de gap tiene lugar después de una figura chartista importante (como hombro cabeza hombro) o en niveles críticos (como la rotura de una resistencia o soporte) y normalmente señala el comienzo de un movimiento de mercado significativo al alza o a la baja.

Estos huecos ocurren en zonas de mucho volumen en el que el mercado está congestionado por sobrecompra o sobreventa y los participantes del mercado cambian de posición.

Esta clase de huecos pueden ser muy útiles en nuestra operativa ya que nos marcan el inicio de una nueva tendencia.

En el siguiente gráfico vemos un gap de ruptura en el que se rompe un nivel crítico, en este caso el soporte formado en el nivel de los 35,5 euros para la cotización de ACS el pasado día 23 de junio.

Imagen 1

Fuente: Investing.com

  1. Hueco de continuación:

Se producen por la aceleración del impulso dentro de una tendencia de gran envergadura y confirman que la dirección seguirá siendo la misma. No se rellena el hueco en el corto plazo y el precio sigue su ascenso.

Se suelen producir en medio de una tendencia y nos permite posicionarnos en tal dirección hasta nueva señal de cambio de dirección.

Siguiendo con el ejemplo anterior de ACS, lo podemos ver en el hueco dejado en el nivel de los 33 euros el pasado mes de abril.

Imagen 2

Fuente: Investing.com

  1. Hueco de agotamiento:

Se producen al final de una tendencia. En el caso de una tendencia alcista, los precios saltan hacia delante, pero sin embargo, ese salto hacia arriba se evapora muy rápido y los precios se vuelven más bajos en el corto plazo.

El hecho de que los precios se cierren por debajo del último hueco, es generalmente una señal clara de la aparición del gap de agotamiento y por tanto habría que posicionarse corto (apostar a la baja). Este tipo de gaps son los más peligrosos ya que es difícil identificarlo como tal.

En el siguiente gráfico lo podemos ver en el caso de Acerinox, donde se produjo un hueco de agotamiento de la tendencia alcista a principios de marzo de 2017 y que llevó a la acción hacia el entorno de los 11 euros por acción.

Imagen 3

Fuente: Investing.com

Muchos traders utilizan esta “técnica de gap” en su operativa. Aunque no es aconsejable ceñirse únicamente a ella, es una herramienta muy valiosa que nos sirve como complemento informativo en las señales de entrada y salida.

 

Un cordial saludo,

Alberto Redondo

Editor

Inversor Global España

 

 

Compartir Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Share on Google+0Email this to someone

Acerca del Autor

Alberto Redondo

Alberto Redondo es el editor de Inversor Global en España. En su blog podrás descubrir todo sobre la economía y las finanzas en España. Además recibirás consejos sobre cómo sortear la crisis y construir tu cartera de inversiones con éxito.