La economía colaborativa: ¿Ángel o demonio de la crisis?

0

La economía colaborativa está cambiando las estrategias y estructuras de todas las empresas del mercado. A continuación, te explicamos las claves para entender esta oleada de cambios y te ponemos en alerta para las futuras inclusiones en bolsa de estas potenciales empresas punteras.

Es sabido que los periodos de crisis económicas provocan grandes ascensos en la actividad emprendedora de los países a los que afectan estas fluctuaciones cíclicas. Desde el 2008, la aparición de empresas de economía colaborativas ha influido en este aumento de emprendedores y ha creado nuevas formas de consumo y de estructuración interna de las empresas.

La economía colaborativa podría explicarse en el intercambio de bienes, servicios o favores realizados entre usuarios mediante una plataforma creada para satisfacer estas necesidades. Dicha plataforma – normalmente suele desarrollarse online y con un marketing prácticamente exclusivo de redes sociales- no busca como fin último el beneficio económico, sino que prima el cumplimiento de este interés individual.

Para entender el sector, sólo hay que mirar el funcionamiento de startups como Blablacar, Uber, Airbnb o Wallapop. Los datos aportados por la fundación EY hacen que los mercados tradicionales tengan que revisar sus estructuras verticales internas y se planteen nuevas formas de inmersión en el mercado. Los datos mencionados reflejan que la economía colaborativa representa ya un 1,4% del PIB en España en este 2017.

A esta amenaza a lo tradicional le han crecido enemigos. Algunos expertos económicos han empezado a defender que estas empresas no persiguen los fines que la economía colaborativa predica. “Lobos con piel de cordero”, decía un reportaje de Hosteltur del pasado mes de febrero.

“La economía colaborativa está introduciendo un libre mercado despiadado y desregulado en ámbitos de nuestras vidas anteriormente protegidos”, continuaba el artículo mencionando al investigador canadiense Tom Slee.

El debate está servido y el Parlamento Europeo busca poner orden en este juego económico. La recuperación económica y la creación de empleos hacen que la Eurocámara apoye este nuevo mercado. Sin embargo, el pago de los impuestos y las garantías para la protección de los trabajadores llevan a Europa a plantearse unas regulaciones más adaptadas a las empresas de economía colaborativa.

Invertir en economía colaborativa

La entrada a Bolsa de nuevas empresas con estructuras e ideas novedosas con potencial de crecimiento, es una buena decisión a la hora de invertir en ellas. Según el último estudio de Juniper Research, se prevé que los proveedores de plataformas ingresen 40.200 millones de dólares para 2022, frente a los 18.600 millones de este año.

El crecimiento imparable de esta economía se puede ver con las cotizaciones de Netflix en Bolsa. Según Estrategias de Inversión, Netflix ha marcado récords en la Bolsa tras sus resultados trimestrales. La plataforma de entretenimiento acumula ganancias entorno a los 49% en la primera mitad de 2017.

El problema de la gran parte de las empresas de economía colaborativa es que sus valores aún no han salido a Bolsa. Algunas plataformas como Airbnb, Uber y Spotify suenan como las futuras empresas que se lanzarán al mercado.

Tendremos que estar atentos a estos posibles lanzamientos.

Rosa Fuentes

Para Inversor Global España

Para recibir los consejos de ahorro e inversión de nuestro equipo de expertos, suscríbete de manera gratuita al newsletter de Inversor Global. Todas las semanas recibirás, sin coste alguno, las mejores recomendaciones para tu dinero.

Compartir Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Share on Google+0Email this to someone

Acerca del Autor

Inversor Global

La mejor forma de estar al tanto de qué es lo que está pasando dentro de los círculos de las inversiones en España y en el mundo es registrándose a nuestro Newsletter Semanal de Inversiones. Todos los martes y sábados recibirá en su casilla de correo electrónico nuestras exclusivas opiniones y puntos de vista.