El gran reto de Emmanuel Macron

0

El candidato centrista Emmanuel Macron venció con rotundidad en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales francesas. Sin embargo, sus problemas no han hecho más que comenzar…

La intervención del Gobierno ruso en la segunda vuelta de las elecciones francesas que tanto nos temíamos finalmente se produjo el viernes por la tarde, cuando piratas informáticos vinculados a los servicios secretos rusos divulgaron cientos de correos de En Marche!, el partido del recién elegido Presidente de la República Francesa Emmanuel Macron.

Junto a los correos que los piratas informáticos sustrajeron ilegalmente, introdujeron información falsa destinada a contaminar al electorado francés como ya hicieron el pasado noviembre en las elecciones presidenciales de Estados Unidos con éxito.

Sin embargo, en esta ocasión los medios de comunicación franceses no se hicieron eco de estas informaciones y la repercusión no afectó al resultado de las elecciones, que situaron a Macron en el Elíseo con más de un 30 por ciento de ventaja sobre su rival, la ultraderechista Marine Le Pen.

Francia ha acertado. Ha elegido a un candidato liberal, europeísta y con talento por encima de las oscuras amenazas y sortilegios de la extrema derecha, que como todos los populismos europeos –Podemos incluido- ha intentado capitalizar en votos el descontento por el bajo crecimiento económico y el elevado desempleo.

No obstante, Emmanuel Macron no es perfecto. Como Albert Rivera en España, Macron es un nuevo político de centro, de esos que haciendo malabares y equilibrismos se definen como “socioliberales” para dejar contentos a todos.

Sin embargo, la realidad se muestra mucho más dura que la estrategia política que han definido Macron y compañía, e intentar mantener esta equidistancia entre la derecha y la izquierda, argumentando que no se pertenece a ninguna de éstas, es en la práctica imposible.

Desde su posición de poder, tarde o temprano Macron se tendrá que definir. Rivera aún no lo ha hecho porque al no ocupar Ciudadanos puestos de responsabilidad no ha sido algo imperativo, aunque las abstenciones de Ciudadanos en las votaciones para la reforma de la estiba o la subida del salario mínimo no le han salido gratis a la formación naranja, a la que muchos acusan de poco resolutiva y carente de definición en temas capitales.

En Francia, Macron tendrá que tomar decisiones ya, y va a tener muy difícil conjugar el liberalismo económico que hace gala en materia económica con la socialdemocracia en lo social. Tarde o temprano Macron tendrá que definirse como un liberal o como un socialdemócrata, y eso le costará apoyos.

Con las elecciones legislativas a la vuelta de la esquina, Macron no moverá ficha hasta que éstas pasen pero una vez configurado el arco parlamentario más fracturado en la historia de la República francesa, la ingobernabilidad será la norma en Francia lo que tendrá repercusiones muy negativas para la segunda mayor economía de la Eurozona.

En el siguiente gráfico puede ver los resultados de la primera vuelta de las elecciones presidenciales realizadas el pasado 23 de abril. La fragmentación política es evidente, con cuatro partidos políticos obteniendo un apoyo que oscila entre el 19 y el 24 por ciento de los votos.

a1

Francia necesita reformas urgentes. En un artículo de opinión publicado por el diario El País el domingo, el Nobel de literatura y reconocido liberal Vargas Llosa apuntaba muy acertadamente lo siguiente:

“Francia es un país riquísimo, al que las malas políticas estatistas, de las que han sido responsables tanto la izquierda como la derecha, han mantenido empobrecido, cada vez más en el atraso (…). Con Macron se abre por primera vez en mucho tiempo la posibilidad de que Francia recobre el tiempo perdido e inicie las reformas audaces –y costosas, por supuesto– que adelgacen ese Estado adiposo que, como una hidra, frena y regula hasta la extenuación su vida productiva.”

Nadie hubiera podido definir mejor que Vargas Llosa el gran problema que arrastra la República Francesa: un Estado hipertrofiado que ha impedido al país alcanzar el bienestar económico y social que sí han alcanzado otros países como Alemania.

El reto es grande, y Macron carece de los apoyos necesarios para llevar a cabo estas reformas liberales. Quizás ni siquiera tenga la voluntad de implementarlas, como parece ser el caso de Ciudadanos en España. El tiempo y las acciones de cada uno lo dirán…

En cualquier caso, el escenario de ingobernabilidad en el que Francia se verá sumida muy próximamente supondrá un serio escollo en la recuperación de una economía francesa, cuyo crecimiento viene siendo raquítico y cuya capital importancia marca el paso de otras economías europeas, como es la española.

Francia no se equivocó al elegir al joven e inexperto Emmanuel Macron como octavo Presidente de la V República Francesa en lugar de a la ultra Marine Le Pen, pero el escenario no es tan optimista como los principales medios de comunicación quieren hacernos creer.

Pronto, muy pronto, Macron y Europa entera se toparán con la dura realidad política en Francia: la de un país, de vital importancia para el proyecto europeo, sumido en un estado de ingobernabilidad y fractura.

Un cordial saludo,

Alberto Redondo

Editor

Inversor Global España

Compartir Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Share on Google+0Email this to someone

Acerca del Autor

Alberto Redondo

Alberto Redondo es el editor de Inversor Global en España. En su blog podrás descubrir todo sobre la economía y las finanzas en España. Además recibirás consejos sobre cómo sortear la crisis y construir tu cartera de inversiones con éxito.