El camino hacia la prosperidad es el ahorro

0

Cuántas veces hemos escuchado la frase: “El ahorro es la base de la fortuna…”. Pues bien, te digo que muy pocas frases tan comunes como esta esconden una gran verdad.

Para poseer algo, primero hay que ahorrar. El concepto en sí es simple: Ahorrar implica gastar menos de lo que se nos ingresa. Aunque parece fácil decirlo, pocas personas lo logran pese a que manifiestan intenciones de hacerlo. Recuerda que es imposible invertir lo que no se tiene.

A continuación, te dejo cinco consejos que te servirán de base para acumular ahorros y de este modo lograrás estar más liberado en tus finanzas personales.

1 -Ahorra desde el momento cero

Debemos acostumbrarnos a destinar un porcentaje, aunque sea pequeño, de nuestro sueldo l ahorro nada más cobramos. Una alternativa es empezar ahorrando un 5% y que lo vayamos incrementando con el paso del tiempo. De esta forma, evitamos postergar el ahorro para final de mes, que en muchos casos se transforma en una misión imposible. Esto se debe a que las obligaciones diarias acaban inclinando la balanza hacia el consumo, desmereciendo la conducta financiera.

2 – Lleva un registro diario de los consumos

Anotando los gastos diarios, llevamos un mayor registro de cómo nuestro dinero se va de nuestras manos. De esta forma, evitamos que los gastos innecesarios tengan vía libre de circulación.

3 – Intenta no apalancarte para gastar

Endeudarse para consumir es una actividad arriesgada para tu economía. Toda deuda incluye el pago de intereses, lo que irremediablemente implica un compromiso. Los créditos son mucho más caros de lo que aparentan. De hecho, la suma de todas las cuotas de estos tipos de préstamos acaba siendo una cantidad muchísimo mayor que el capital original pedido. Por este motivo es fundamental, por un lado, que te preguntes si realmente posees la necesidad después realizar el gasto en un solo pago.

4 –Esquiva el pago mínimo de la tarjeta de crédito

No es nuevo que el uso de las tarjetas de crédito facilita mucho el consumo. Pero no hay que olvidarse de que pasar la tarjeta por el TPV de un comercio significa contraer una deuda. Si la cantidad mínima, tienes que saber que eso significa refinanciar la deuda original. Es decir, se convalidan cargos financieros inesperados y elevados que te encarecen la cantidad de la compra original. Para que esto no ocurra, el remedio es pagar la totalidad del resumen al día.

Si eventualmente no se llega a pagar el total, lo mejor es no limitarse al mínimo y estirarse con el pago, para evitar que los intereses se disparen.

5 – Huye de los gastos compulsivos o emocionales

Muchas veces el consumo es la respuesta a equilibrios emocionales. Comprar según los vaivenes del estado de ánimo puede ser una práctica explosiva para el presupuesto e ineficaz en cuanto a la resolución del conflicto personal. El presupuesto no está preparado para financiar los cambios de ánimo. Es el equivalente a “;ir a comprar al supermercado con hambre”. El camino correcto para que las emociones no afecten la capacidad de ahorro es bajar las revoluciones y tratar las decisiones de consumo fuera de la órbita de cualquier impulso.

Por último, mi querido lector, me despido con una frase que bien vale para aplicarla en este tema. Recuerda que el ahorro al principio es un “sacrifico”, pero que con el tiempo se transforma en una inmensa alegría.

“El camino hacia la riqueza depende fundamentalmente de dos palabras: trabajo y ahorro” – Benjamin Franklin

Te deseo un excelente fin de semana y nos encontramos el lunes.

Saludos,

Federico Tessore
Para El Inversor Diario

Compartir Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Share on Google+0Email this to someone

Acerca del Autor

Federico Tessore

Director de Inversor Global. En su columna semanal, aborda la inversión de una manera didáctica, directa y clara para acompañar al inversor en la toma de decisiones.