¿Estás preparado para la flexibilización monetaria “sin límites”?

0

La guerra contra el dinero en efectivo puede alcanzar dimensiones imprevistas. Hoy analizamos una propuesta estrafalaria, y te recomiendo cómo protegerte.

En septiembre Janet Yellen dio un discurso en Jackson Hole, Wyoming, titulado “Diseñando marcos de política monetaria resistentes para el futuro.” Ese título al menos sugería que podía haber un nuevo pensamiento y nuevas políticas. No era así.

Yellen básicamente dijo que los recortes de tipos de interés, la flexibilización cuantitativa, el pago de interés por los excesos de reservas y la proyección a futuro eran suficientes para sacar a la economía estadounidense de una recesión futura si era necesario.

En resumen, Yellen dijo que el kit de herramientas existente de la Fed es el adecuado y no está dispuesta a considerar herramientas o remedios más radicales. La lección era que si te gusta el crecimiento débil, la impresión de dinero y la manipulación de los mercados, debes estar listo para recibir más de lo mismo.

Ella rechazó la idea de los tipos negativos. También aceptó que el “dinero helicóptero” (política fiscal apoyada por compras de bonos de la Fed para financiar déficits) podría ser útil, pero dejó claro que dependía del Congreso implementar eso y que la Fed no lideraría la decisión.

Yellen no fue la única que habló en Jackson Hole. Otro discurso importante fue dado por un economista llamado Marvin Goodfriend, de la Universidad Carnegie Mellon. Su discurso se llamó “El Caso para la política de tipos de interés sin límites en el límite del 0%” (en este link puede verse el trabajo completo, en inglés).

El discurso de Goodfriend fue sobre tipos de interés negativos — y aunque a Yellen no le gusten, no significa que no vendrán en el futuro. La idea de los tipos negativos está hace años. Pero el foco de Goodfriend fue promoverlos “sin límites”, lo que significa sacar las cosas que están en tu camino.

Específicamente, el principal obstáculo de esto es el efectivo. Si los ciudadanos pueden ir hacia el efectivo, eso dificulta la imposición de los tipos negativos sobre las cuentas bancarias digitales. Eso no es algo nuevo.

La guerra contra el efectivo tiene su historia y economistas prominentes como Larry Summers y Ken Rogoff han pedido el fin del efectivo. Rogoff lo hizo en un artículo en la sección “Review” de The Wall Street Journal. También escribió un libro llamado La maldición del dinero en efectivo. El título remueve cualquier duda sobre su posición.

Lo que es novedoso es lo que Goodfriend presentó a la Fed para neutralizar el papel del efectivo. Su forma preferida es “abolir la moneda de papel”, como su paper dice en la Sección 5A. Pero luego Goodfriend lamenta que “el público probamente se resista a la abolición de la moneda en papel.” Tiene razón.

Goodfriend ideó un nuevo concepto llamado “el tipo de cambio flexible entre los depósitos y el dinero de papel” (no me lo estoy inventado; puedes encontrarlo en dicha Sección 5B).

En sí, significa que el “dinero” en tu cuenta bancaria y el “dinero” en tu cartera serían dos tipos diferentes de divisas. Habría un tipo de cambio entre ambos como lo hay entre euros y dólares. La Fed podría establecer esta tasa a cualquier nivel que quisiera y no tendría que “defender” esa tasa a un nivel particular.

Significa que si vas al banco y sacas 1.000 euros, el banco tal vez te de 980 en efectivo por el “tipo de cambio” entre tu cuenta bancaria y el efectivo. O si depositas 1.000 euros en efectivo, el banco podría solo acreditar en tu cuenta bancaria 980 por dicho tipo de cambio entre tu efectivo y el balance de tu cuenta bancaria. Es una forma de imponer tipos negativos sobre el dinero físico.

Es verdad que Goodfriend es un académico, no un legislador. Pero Yellen y otros de la Fed como William Dudley y Stanley Fischer estaban en la audiencia.

En mi experiencia, así empieza. Un académico escribe sobre una propuesta. Otros académicos y think-tanks cogen la idea y van con ella. Después uno de esos académicos recibe una posición para legislar. Luego, la ley entra en efecto.

Por eso también veo una guerra contra el oro…

Curiosamente, los legisladores académicos han pasado muchos años despreciando al oro y parece que se han olvidado de que es dinero. Una vez que coja ritmo la guerra contra el efectivo — y ciertamente cuando esa guerra esté en su auge — las personas irán hacia el oro como forma de dinero alternativa.

Y después, una vez que los legisladores vean eso, lanzarán la guerra contra el oro.

Mi consejo para aquellos interesados en el oro es: adquiéralo ahora mientras pueda. ¿Qué está esperando?

La guerra contra el efectivo tal vez sea una batalla perdida para nosotros, pero todavía existe refugio en el oro físico, plata y otros activos duros.

La jugada defensiva es obtener oro ahora, mientras se puede, antes que empiece la guerra contra el oro.

Mientras todos se vayan dando cuenta de esto, habrá más demanda de oro físico, el cual ya tiene poco suministro. Ese viento de cola para el oro impulsado por la demanda hará subir las acciones mineras de oro.

Esos escenarios son más perturbadores y su ritmo es más rápido de lo que imaginaba hace poco tiempo.

Ahora es el momento de posicionarse en oro y mineras de oro, no espere.

Atentamente,

Jim Rickards

Para El Inversor Diario

 

Compartir Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Share on Google+0Email this to someone

Acerca del Autor

Jim Rickards

Jim Rickards acumula más de 35 años de experiencia trabajando en banca de inversión en Wall Street. Sus libros “Currency Wars” y “The Death of Money” han copado las listas de los más vendidos del New York Times y actualmente es el editor de Strategic Intelligence, un newsletter sobre finanzas líder en Estados Unidos.