Futuros jubilados españoles: Qué hacer para garantizarse una pensión de jubilación digna

0

Según la previsión para el año 2050, debido a la precariedad laboral y al alto desempleo,  las pensiones serán un 35% más bajas que las actuales. No te pierdas este artículo de Inversor Global.

El sistema de pensiones español está sufriendo actualmente un grave problema de sostenibilidad y es por esto que los expertos recomiendan una reforma integral, mientras va creciendo la incertidumbre por parte de toda la población.

Tal como dice el portal Libre Mercado, las bajas tasas de natalidad, la creciente longevidad, el desempleo y una reforma de las pensiones limitada son los factores que están haciendo tambalear el sistema.

Volviendo a las reformas de pensiones llevadas a cabo en el pasado, encontramos una en 2011 por parte del Partido Socialista y otra llevada a cabo en 2013 por el Partido Popular. Ambas se centraron en bajar las prestaciones hasta que su gasto se igualara a los ingresos disponibles.

En España estas prestaciones dependen íntegramente del sector público, a través del llamado sistema de reparto, al contrario que en otros países europeos, como Francia y Bélgica, que optan por un sistema mixto entre la capitalización y el reparto.

A pesar de todo, las pensiones públicas españolas seguirán siendo más altas que las de los países que nos rodean. Según indica El Economista, quienes se jubilen a partir del 2050 (los que actualmente están en la franja de edad 35-40 años), tendrán una pensión equivalente al 50% de su última nómina.

¿Cómo calcular la edad de jubilación?


Como hemos dicho, la última reforma entró en vigor en 2013 y modificó casi todos los requisitos necesarios para la jubilación, así pues en este punto nos vamos a centrar en explicar cómo se calcula la pensión de jubilación en este año 2016.

Antes de la reforma del 2013, dicha cuantía se obtenía teniendo en cuenta los últimos 15 años cotizados, pero desde ese momento los años computables se van incrementando hasta llegar a los 25 en 2022.

A partir del 2022, todas las pensiones se calcularán teniendo en cuenta los 25 años anteriores al momento de la jubilación.

Para saber cómo se calcula la pensión de jubilación en 2016, hay que tener en cuenta los últimos 19 años, siendo 228 el número de meses computables y el divisor 266 (por tanto la base reguladora será el cociente que resulta de dividir 228 entre 266).

El año que viene se incrementarán de 19 a 20 los años computables para calcular la base reguladora, y así sucesivamente año tras año.

Otro cambio de la reforma del 2013 se encuentra en el  número de años necesarios para percibir el 100% de la pensión, cifra que se va incrementando paulatinamente.

Por eso, para calcular la edad en la que se puede acceder a la jubilación hasta 2027 (momento en que se alcanzan los 67 años) hay que combinar dos variables: la edad biológica y la vida laboral.

En el 2016, para acceder al 100% de la base reguladora será necesario haber cotizado 35 años y 6 meses, hasta el año 2019. Desde 2020 a 2022 serán 36 años; de 2023 a 2026, 36 años y 6 meses, y a partir de 2027, 37 años de cotización para poder cobrar la jubilación.

Tampoco se puede pasar por alto la edad mínima para jubilarse, la cual también va aumentando de forma progresiva hasta alcanzar los 67 años en 2027.

Hablando del año 2027, en dicho año convivirán dos edades legales de jubilación: la de 65 años, para los trabajadores que tengan más de 38 años y seis meses cotizados, y la de 67 años para los que no alcancen esa cifra.

¿Cuál es la cuantía mínima de la pensión de jubilación?

En cuanto a las pensiones máximas y mínimas, el 2017 será el tercer año consecutivo en que las pensiones suben el mínimo legal, un 0.25%, con respecto a este 2016. Este aumento supondrá a nuestro país una partida de 272 millones de euros.

Así pues, la pensión máxima será de 2.567 euros y la mínima de 636 euros.

Y cuando hablamos de jubilación anticipada…

A la jubilación anticipada podrán acceder aquellos trabajadores que cuenten con los siguientes requisitos:

  1. Estar dados de alta.
  2. Tener 61 años de edad.
  3. Acreditar un período mínimo de cotización efectiva de 30 años. De éstos, al menos 2 años deben estar comprendidos dentro de los 15 años anteriores al momento del cese de la cotización.
  4. Encontrarse inscritos, como demandantes de empleo, en las oficinas del servicio público de empleo, durante un plazo de al menos 6 meses anteriores a la fecha de solicitud de jubilación.
  5. Que el cese en el trabajo, como consecuencia de la extinción del contrato de trabajo, no se haya producido por causa imputable a la libre voluntad del trabajador.

Para recibir los consejos de ahorro e inversión de nuestro equipo de expertos, suscríbete de manera gratuita al newsletter de Inversor Global. Todas las semanas recibirás, sin coste alguno, las mejores recomendaciones para tu dinero.

Compartir Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn1Share on Google+0Email this to someone

Acerca del Autor

Inversor Global

La mejor forma de estar al tanto de qué es lo que está pasando dentro de los círculos de las inversiones en España y en el mundo es registrándose a nuestro Newsletter Semanal de Inversiones. Todos los martes y sábados recibirá en su casilla de correo electrónico nuestras exclusivas opiniones y puntos de vista.