Una lucha ficticia

5

Han emergido en Podemos dos corrientes ideológicas diferentes. Una aboga por la confrontación y la otra por el entendimiento, pero estamos ante una lucha ficticia cuyo objetivo es desplazar al PSOE del centro-izquierda.

Durante los últimos meses se viene hablando de una lucha interna en Podemos entre su sector más moderado encabezado por Íñigo Errejón y el más alineado con la izquierda radical que representa el Secretario General de Podemos Pablo Iglesias.

En este sentido, hemos visto casi de todo. Desde peleas a través de Twitter entre los dos dirigentes de Podemos hasta declaraciones en las que Pablo Iglesias cuestionaba la capacidad de las ‘errejonistas’ Rita Maestre y Tania Sánchez para liderar Podemos en la Comunidad de Madrid.

No es habitual en la política española ver disputas tan abiertas dentro de un partido político. Y aunque esto es saludable desde un punto de vista democrático y una práctica habitual en las democracias más asentadas del planeta como pueden ser la de Estados Unidos o la del Reino Unido, uno no termina de creerse que Podemos sea ahora el adalid de las democracias liberales en España, sobre todo teniendo en cuenta sus lazos con el chavismo o con el comunismo más rancio.

Esta exposición de diversos puntos de vista en la formación morada, con afán de exhibicionismo en radios, televisiones y redes sociales, obedece a una estrategia de marketing político determinada a desplazar al PSOE como referente socialdemócrata en España.

Una estrategia de marketing político

Podemos se encuentra en un momento decisivo. El hundimiento de la intención de voto para el PSOE tras la dimisión de Pedro Sánchez y la abstención del partido en la investidura de Mariano Rajoy no ha resultado en un incremento significativo en la intención de voto de Podemos según refleja el último sondeo del CIS.

Lo difícil para los nuevos partidos no es llegar, sino mantenerse. Prueba de ello es lo que ocurrió con el casi desaparecido partido de Rosa Díez ‘Unión, Progreso y Democracia’ y a lo que lentamente parece dirigirse Ciudadanos, que mes tras mes se desangra en intención de voto en favor del Partido Popular.

Podemos no está en una situación muy diferente. El espacio político que el partido dirigido por Pablo Iglesias ocupará dentro de 10 años podrá llegar a ser el que históricamente ha ocupado el Partido Socialista –que en Democracia ha sido el partido que más ha gobernado con 22 años- o una posición de irrelevancia como la que ocupó Izquierda Unida durante años.

Podemos necesita llegar a una mayor cantidad de consumidores-votantes si no quiere convertirse en un mero fenómeno político pasajero y con fecha de caducidad.

Si entendemos a los partidos políticos como una marca, sus candidatos serán básicamente productos. Unos, como Pablo Iglesias, prometen meter miedo a la casta, movilizar a la calle e implantar medidas radicales si alguna vez llegan al gobierno.

Otros, como Íñigo Errejón, ofrecen una cara más amable, de diálogo con otras fuerzas políticas y foco en la actividad parlamentaria en detrimento de la movilización callejera. Son la ‘Coca-cola light’ de Podemos, lanzados para atraer a un público que no estaría dispuesto a consumir la agresividad y extremismo de los partidarios del Secretario General de la formación Pablo Iglesias.

Pero estos ‘errejonistas’ son la misma Coca-cola al fin y al cabo. Quien manda en Podemos y quien tiene un apoyo abrumador de sus bases es Pablo Iglesias, como pudimos ver en las primarias celebradas la semana pasada en Madrid, Andalucía y Extremadura.

El papel de los llamados ‘errejonistas’ es de mera comparsa, para atraer a los votantes más moderados y tradicionalmente socialistas que han quedado huérfanos tras el descalabro del PSOE.

El paripé en Podemos seguirá durante meses e incluso años; el tiempo que necesiten hasta asentarse en ese espacio de centro-izquierda que tradicionalmente ha ocupado el PSOE y que hasta recientemente ha deparado numerosos éxitos electorales a los socialistas.

Pero no se engañe. Por muchas discusiones en las redes sociales, primarias o debates, la esencia populista de Podemos es la misma sea cual sea el candidato.

Un cordial saludo,

Alberto Redondo

Inversor Global España

 

Acerca del Autor

Alberto Redondo

Alberto Redondo es el editor de Inversor Global en España. En su blog podrás descubrir todo sobre la economía y las finanzas en España. Además recibirás consejos sobre cómo sortear la crisis y construir tu cartera de inversiones con éxito.