Una lucha ficticia

5

Han emergido en Podemos dos corrientes ideológicas diferentes. Una aboga por la confrontación y la otra por el entendimiento, pero estamos ante una lucha ficticia cuyo objetivo es desplazar al PSOE del centro-izquierda.

Durante los últimos meses se viene hablando de una lucha interna en Podemos entre su sector más moderado encabezado por Íñigo Errejón y el más alineado con la izquierda radical que representa el Secretario General de Podemos Pablo Iglesias.

En este sentido, hemos visto casi de todo. Desde peleas a través de Twitter entre los dos dirigentes de Podemos hasta declaraciones en las que Pablo Iglesias cuestionaba la capacidad de las ‘errejonistas’ Rita Maestre y Tania Sánchez para liderar Podemos en la Comunidad de Madrid.

No es habitual en la política española ver disputas tan abiertas dentro de un partido político. Y aunque esto es saludable desde un punto de vista democrático y una práctica habitual en las democracias más asentadas del planeta como pueden ser la de Estados Unidos o la del Reino Unido, uno no termina de creerse que Podemos sea ahora el adalid de las democracias liberales en España, sobre todo teniendo en cuenta sus lazos con el chavismo o con el comunismo más rancio.

Esta exposición de diversos puntos de vista en la formación morada, con afán de exhibicionismo en radios, televisiones y redes sociales, obedece a una estrategia de marketing político determinada a desplazar al PSOE como referente socialdemócrata en España.

Una estrategia de marketing político

Podemos se encuentra en un momento decisivo. El hundimiento de la intención de voto para el PSOE tras la dimisión de Pedro Sánchez y la abstención del partido en la investidura de Mariano Rajoy no ha resultado en un incremento significativo en la intención de voto de Podemos según refleja el último sondeo del CIS.

Lo difícil para los nuevos partidos no es llegar, sino mantenerse. Prueba de ello es lo que ocurrió con el casi desaparecido partido de Rosa Díez ‘Unión, Progreso y Democracia’ y a lo que lentamente parece dirigirse Ciudadanos, que mes tras mes se desangra en intención de voto en favor del Partido Popular.

Podemos no está en una situación muy diferente. El espacio político que el partido dirigido por Pablo Iglesias ocupará dentro de 10 años podrá llegar a ser el que históricamente ha ocupado el Partido Socialista –que en Democracia ha sido el partido que más ha gobernado con 22 años- o una posición de irrelevancia como la que ocupó Izquierda Unida durante años.

Podemos necesita llegar a una mayor cantidad de consumidores-votantes si no quiere convertirse en un mero fenómeno político pasajero y con fecha de caducidad.

Si entendemos a los partidos políticos como una marca, sus candidatos serán básicamente productos. Unos, como Pablo Iglesias, prometen meter miedo a la casta, movilizar a la calle e implantar medidas radicales si alguna vez llegan al gobierno.

Otros, como Íñigo Errejón, ofrecen una cara más amable, de diálogo con otras fuerzas políticas y foco en la actividad parlamentaria en detrimento de la movilización callejera. Son la ‘Coca-cola light’ de Podemos, lanzados para atraer a un público que no estaría dispuesto a consumir la agresividad y extremismo de los partidarios del Secretario General de la formación Pablo Iglesias.

Pero estos ‘errejonistas’ son la misma Coca-cola al fin y al cabo. Quien manda en Podemos y quien tiene un apoyo abrumador de sus bases es Pablo Iglesias, como pudimos ver en las primarias celebradas la semana pasada en Madrid, Andalucía y Extremadura.

El papel de los llamados ‘errejonistas’ es de mera comparsa, para atraer a los votantes más moderados y tradicionalmente socialistas que han quedado huérfanos tras el descalabro del PSOE.

El paripé en Podemos seguirá durante meses e incluso años; el tiempo que necesiten hasta asentarse en ese espacio de centro-izquierda que tradicionalmente ha ocupado el PSOE y que hasta recientemente ha deparado numerosos éxitos electorales a los socialistas.

Pero no se engañe. Por muchas discusiones en las redes sociales, primarias o debates, la esencia populista de Podemos es la misma sea cual sea el candidato.

Un cordial saludo,

Alberto Redondo

Inversor Global España

 

Compartir Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn1Share on Google+0Email this to someone

Acerca del Autor

Alberto Redondo

Alberto Redondo es el editor de Inversor Global en España. En su blog podrás descubrir todo sobre la economía y las finanzas en España. Además recibirás consejos sobre cómo sortear la crisis y construir tu cartera de inversiones con éxito.

  • Kepa

    Por mucho que busco en Internet no consigo encontrar a nadie que se llame como ud. y que sea periodista, analista político, licenciado en ciencias políticas o algo parecido. Sí que he visto que pertenece al staff de Inversor Global, lo cual le posibilita a hablar de economía, pero querer hacer un análisis político de lo que va a ocurrir en este país de aquí a 10 años, me parece, cuanto menos, pedante, despotricando de un partido que a ud. no le gusta o que no coincide con su tendencia política -o ambas cosas-. Un poco de moderación y coherencia antes de intentar pontificar sus ideas políticas, ya que es más que posible que, ante personas que conocen la política nacional, pierda toda credibilidad con estas balandronadas. Un saludo.

    • Josep.

      La moderación y la coherencia la intenta poner Errejón, el otro quiere poner su ideologia.Ya tienes al demócrata y al totalitario.

    • jose

      Los analistas de inversiones sí que tienen que analizar riesgos políticos.

      Podemos es un riesgo a la economía y al mercado, por las medidas que proponen (son contrarias al crecimiento económico y a la seguridad jurídica). Pero también es un riesgo por lo que estratégicamente mantiene callado (lo cual es nefasto para la inversión, que necesita seguridad)

      Todos intuimos que Iglesias es comunista (leninista).

      Ya me dirá usted lo que favorece esa ideología el desarrollo económico -del que dependen totalmente las inversiones objetivo de esta pagina-

      Y no se trata de mala fe o de ideología conservadora:

      ?que nos dice la Historia real de lo que ha pasado en Rusia y en los demás países de la antigua “Europa del Este”, de Camboya, de Corea del Norte, de la China de Mao, de Cuba, de Venezuela…?

      ?Como un blog -o cualquier agencia o revista- que analiza inversiones puede dar una buena reseña a este partido?

      Imposible.

      Podrá haber negocio, pero para los amigos, o para los inversores internacionales amigos.

      Y naturalmente, cuando caiga este régimen, para reconstruir lo que han destruido.

      Nunca el comunismo podrá desarrollar un país porque es antiempresa y porque intenta, sin éxito, adaptar la realidad a sus teorías (o peor, a los pajaritos que el Líder Supremo tiene en la cabeza -normalmente son supersticiones-, protegidos por una férrea censura y control total del pensamiento)

      A eso hay que añadir que el comunismo mata la iniciativa privada y el esfuerzo personal -ya lo vemos en España: no hay nadie que quiera ser empresario; y por tanto, ni se crean puestos de trabajo, ni se crea riqueza, ni se desarrolla el pais-

      Insisto que lo que se evalúa son posibilidades de inversión con éxito – oportunidades para ahorradores e inversores-

      Cuando Podemos las ofrezcan y prueben fehacientemente que las van a mantener, no tenga ninguna duda que en los análisis de riesgos, esto aparecerá reflejado.

  • Josep.

    No creo que nadie desprecie una opción política, se desprestigia sóla. El Iglesias quiere imponer un objetivo como loable y para eso va a utilizar todos los medios para imponerla y la otra opción parte de la realidad y de como resolver los problemas que hay entre todos, sin imponer un destino preconcebido(totalitario).

  • jose

    Lo de pablistas y errejonistas no es más que la vieja comedia de poli malo-poli bueno (que ya vimos con el tándem Felipe Gonzalez- Alfonso Guerra)

    El fin no es otro que mantener el voto de dos sectores diferentes: los de extrema izquierda-comunistas (que no voten a IU-PCE) y una izquierda menos radical -la que ha votado PSOE- (y los que voten Podemos por razones varias -ej antisistema, jubilados sin medios, taxistas opuestos a UBER, jóvenes sin trabajo…que también existen)

    Eso no significa que efectivamente no haya dos tendencias diferentes; pero en este momento no están realmente enfrentadas.

    Lo estarán cuando sea evidente que han tocado techo en intención de voto, y haya que repartir parcelas de poder y salarios.

    Esto en principio no afectará a la relación Iglesias- Errejon: son amigos de la Universidad, se complementan (uno es un demagogo al estilo de Lenin; el otro es un estratega, que huye de los focos, y es el creador del éxito de este partido) y se necesitan mutuamente.

    Solo se separarán cuando Podemos sea el partido del Gobierno, haya que tomar medidas, estas traerán consecuencias no queridas…y Errejon crea que están destruyendo el partido -partido mucho más débil de lo que parece porque no solo está formado por gente con intereses diferentes; es que mucha de esa gente o no votaba, o votaba a partidos marginales, o no ve claro la ideología de Podemos, que aunque todos intuimos que es comunista, la mantienen velada para no espantar a los no radicales, o va a volver a votar IU-PCE o al PSOE-

    Efectivamente, Podemos, como Ciudadanos o UPYD son demasiado nuevos como para asegurar su éxito -UPYD es el ejemplo.

    Y no olvidemos que ninguna medida de Podemos es realizable por una razón o por otra.

    De modo que si efectivamente llegan al gobierno y hacen lo que prometen (ej: no pagar la deuda internacional que sea “injusta”…paralizando el crédito y arruinando la economía); o no hacer lo que prometen (ej: dar casa a quien lo necesita-quiere)…

    …al final pasará como la debacle de Zapatero cuando el país estaba en caída libre, pero que en este partido será de desbandada, como UCD