Cómo saber cuándo vender tus acciones

0

Si ya cuesta saber cuándo comprar una acción, decidir el momento de venderla es todavía más difícil. Te presentamos cinco situaciones que te indicarán cuándo vender acciones en Bolsa.

Si bien es cierto que las inversiones se hacen a largo plazo, existen razones para ir reduciéndolas a corto plazo, sólo debes saber reconocerlas.

Te presentamos cinco situaciones en las que vender acciones:

1. Establece un rango de precio

Cuando compras acciones, como inversor generalmente estableces un precio objetivo, al que podrías considerar venderlas en un futuro. Es clave pensar esto exhaustivamente y no dejarse llevar por los presentimientos del momento, tanto para los inversores novatos como para los experimentados. Por esta razón, lo ideal es establecer un rango al inicio de la inversión, en el que, una vez llegue el momento, venderás tus acciones.

2. Estate pendiente de la evolución de las empresas

Es imprescindible monitorear el desempeño y las actuaciones de las empresas en las que se ha invertido. De esta forma, puedes descubrir algunas señales que te empujarán a tomar la decisión de vender una acción. Si realizas esto de forma periódica, te darás cuenta de los deterioros en las ventas, márgenes de ganancias, flujo de efectivo… antes de que el precio de la acción empiece a caer. En conclusión, es importantísimo estar siempre informado y saber dónde invertimos nuestro dinero.

3. Busca mejores oportunidades

El coste de oportunidad es un factor omnipresente, que podrías haber tenido si hubieras invertido en otro producto. Por eso, antes de decidirte con una acción, compara los beneficios potenciales que podrías haber obtenido comprando otra acción. Si dicha alternativa es mejor, entonces deberás vender el activo actual y comprar el otro. Así pues, comparar los balances y cuentas de las empresas es de gran utilidad.

4. Después de una fusión

Si tienes la suerte de tener una acción de una empresa que acaba de ser comprada por una buena cantidad de dinero, entonces lo mejor es que la vendas, porque nunca sabes que va a depararte esta nueva fusión. Pensando en el coste de oportunidad, puede tener sentido buscar unas nuevas inversiones alternativas con un mayor potencial de crecimiento.

5. Después de la quiebra

Por último, aunque es algo obvio, es importante saber que una compañía en quiebra no tiene valor alguno para los accionistas. Así que si has invertido en alguna empresa ahora en quiebra o que va camino de ello, no lo pienses, ¡vende!

Si quieres recibir más consejos para invertir con éxito, suscríbete de manera gratuita al newsletter de Inversor Global. En nuestro boletín informativo encontrarás los consejos de inversión de nuestro equipo de expertos.

Acerca del Autor

La mejor forma de estar al tanto de qué es lo que está pasando dentro de los círculos de las inversiones en España y en el mundo es registrándose a nuestro Newsletter Semanal de Inversiones. Todos los martes y sábados recibirá en su casilla de correo electrónico nuestras exclusivas opiniones y puntos de vista.

Deja una respuesta: