Deudofobia

0

Mientras los economistas más influyentes se alían con el poder político, el pequeño inversor se esfuerza para sobrevivir en un entorno tremendamente hostil. Descubra a continuación cómo lograrlo.

Este fin de semana me encontraba leyendo los principales diarios internacionales cuando un artículo del New York Times me llamó poderosamente la atención.

En este artículo firmado por el Premio Nobel de Economía Paul Krugman, el autor denunciaba que la escasez de deuda sirviese como activo de calidad para el sector privado.

En opinión de Krugman, en Estados Unidos y otros países desarrollados no hay deuda “suficiente” que sirva como reserva de valor para los inversores.

¿En qué mundo vive Krugman cuando afirma que hay poca deuda?

Desde que Estados Unidos abandonara el patrón oro en 1971, la deuda total de la principal economía del planeta se ha multiplicado por cien. Un crecimiento muy superior al del tamaño de la economía, que atendiendo al Producto Interior Bruto pasó de 550.000 millones de dólares a los 17,5 billones en la actualidad.

Como puede ver en el siguiente gráfico, la brecha entre la deuda y el tamaño de la economía cada vez se ensancha más y no parece que vaya a detenerse por las buenas.

deuda

A nivel mundial la diferencia no es menor. La economía mundial se sostiene sobre una colosal montaña de deuda de 200 billones de dólares, cuando el PIB mundial es de 75 billones. Algo extremadamente preocupante.

Lo que los economistas defensores a ultranza del gasto público no entienden –o no quieren entender- es que esta deuda debe ser eventualmente pagada por alguien en el futuro. No es posible añadir deuda ad eternum como si el día de pago no fuera a llegar nunca.

Paul Krugman no duda en referirse a los que defendemos una mayor austeridad en el gasto público como ‘cascarrabias fiscales’ y en acusarnos de padecer ‘deudofobia’. Sin embargo, los economistas poderosos e influyentes como Paul Krugman son cómplices de un sistema orquestado para perjudicar al ahorrador y contribuyente.

Un sistema en su contra

En primer lugar, y como pudimos ver en la crisis financiera de 2008, es el contribuyente el que se ve obligado a rescatar a las entidades o Estados que de manera imprudente han asumido una deuda excesiva.

¿Y quién es el contribuyente? Todos nosotros. Sin que nadie nos haya pedido nuestro permiso o nuestra opinión, hemos estado rescatando todos estos años a bancos pésimamente gestionados en connivencia con el poder político –como ocurrió con la mayoría de las cajas de ahorros- y a Estados pésimamente gobernados como Grecia.

Además, todo el tinglado orquestado entre los gobiernos y los bancos centrales es el causante de que la rentabilidad de la renta fija sea ínfima, dañando la capacidad de generación de renta de los ahorradores.

Esto es así porque siendo los Estados los agentes económicos más endeudados, éstos ejercen su influencia para que los bancos centrales establezcan un entorno de bajos intereses sobre la deuda, lo que permite a los gobernantes seguir con su fiesta de gasto público desenfrenado financiada con unos intereses ridículos.

Así, el sistema actual orquestado por los grandes poderes perjudica al pequeño ahorrador de tres maneras:

Por la vía del gasto: tanto con rescates a entidades y gobiernos irresponsables como con un gasto público excesivo destinado a incrementar la influencia de políticos y gobernantes.

Por la vía de los ingresos: con una presión fiscal que, a pesar de alcanzar a menudo la mitad de los ingresos de los ciudadanos, no es suficiente para financiar un gasto público fuera de control.

Y por la vía de la financiación de este gasto: con una renta fija que ofrece intereses ridículos, algo que perjudica a la capacidad de generación de renta de los ahorradores en favor de los despilfarradores.

Es difícil para el pequeño inversor sobrevivir en este entorno. Sin embargo, en Inversor Global nos esforzamos y seguiremos esforzándonos en acercarle alternativas de inversión atractivas, que combinen un riesgo acotado con una rentabilidad aceptable como la que le acercamos la semana pasada con la exitosa emisión de bonos de Argentina.

Un cordial saludo,
Alberto Redondo
Editor
Inversor Global España

Acerca del Autor

Alberto Redondo es el editor de Inversor Global en España. En su blog podrás descubrir todo sobre la economía y las finanzas en España. Además recibirás consejos sobre cómo sortear la crisis y construir tu cartera de inversiones con éxito.

Deja una respuesta: