El Santander llevará a cabo una ampliación de capital de 7.500 millones

0

Ha sucedido a la hora de comer. La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) suspendía la cotización de las acciones del Banco Santander “por concurrir circunstancias que pudieran perturbar el normal desarrollo de las operaciones”, tal y como recogía el hecho relevante publicado. En algo menos de media hora se comunicaba la operación: el Santander iba a realizar una ampliación de capital por valor de 7.500 millones de euros, una cifra que representa el 9,9% del valor que la entidad tiene en bolsa.

Cuando la CNMV ha decidido parar todo tipo de negociaciones, los títulos del Santander registraban una subida del 3,3% y se acercaban a los 7 euros por acción. A falta de una hora para que el Ibex 35 de por concluida la sesión, los títulos del banco se mantienen suspendidos de cotización.

Para llevar a cabo esta multimillonaria ampliación de capital, en la que se excluirán los derechos de suscripción preferente, el Santander ha convocado un consejo de administración con carácter extraordinario donde se deberá dar el visto bueno a esta operación. Asimismo, se planteará una reorientación de la política de dividendos de la entidad.

El Santander pretende que la nueva política de retribución al accionista tenga efectos desde el primer dividendo que el banco entregue en 2015. Así, se planteará distribuir 3 dividendos en efectivo y uno bajo la fórmula scrip dividend. La cuantía será de 0,05 euros en cada uno de los dividendos, que irán con cargo al ejercicio del presente año.

La fórmula scrip dividend consiste en remunerar al accionista mediante títulos nuevos emitidos por la entidad. Una fórmula adoptada por el Santander desde 2009 y que había mantenido hasta hoy mismo, que ha anunciado su intención de realizar dos de sus cuatro pagos en efectivo. No obstante, hay que tener en cuenta que el accionista que lo desee puede cobrar su dividendo en efectivo en vez de en acciones si así lo solicita. En contraposición por optar por el efectivo es que su participación en la entidad se diluye, algo que para un inversor minoritario no tiene mucha repercusión, no así para grandes accionistas.

Si se aprueba este nuevo giro en la política de dividendos del Santander, el banco realizará su primera entrega el próximo 2 de febrero. Sin embargo, ya no serán 0,15 euros los que reparta, sino 0,05 euros. Esto hace que la rentabilidad total del dividendo anual pase del 9% (cuando abonaba 0,60€ por acción) al 3% (ahora que pagará 0,20€ por título).

La última vez que el banco capitaneado por Ana Botín realizó una ampliación de capital fue a finales de 2008. En esta ocasión, su padre, Emilio Botín, estaba al frente de una operación que supuso aumentar el capital en 7.190 millones de euros. Una cifra que por aquel entonces supuso el 25% de su tamaño en bolsa y la tercera mayor de su historia.

Y como no, después de una gran ampliación de capital comienzan los rumores sobre a qué irá destinado ese dinero. Haciendo caso a la regla de oro de la inversión en bolsa “compra con el rumor y vende con la noticia”, los inversores ya especulan y apuestan por cuál será la entidad que adquiera el Santander. Por este motivo, la italiana Monte dei Paschi se ha disparado cerca de un 13% en bolsa, hasta superar los 0,5 euros. El mercado también especula con que el portugués Novo Banco sea el elegido, ya que Ana Botín formalizó hace un mes el interés por adquirir esta entidad, formada por activos saneados del Banco Espírito Santo.

Si no quiere perderse en el rumbo que toman los mercados, Inversor Global puede echarle una mano mediante su newsletter semanal. Para suscribirse de manera gratuita, solo debe hacer clic aquí.

Acerca del Autor

La mejor forma de estar al tanto de qué es lo que está pasando dentro de los círculos de las inversiones en España y en el mundo es registrándose a nuestro Newsletter Semanal de Inversiones. Todos los martes y sábados recibirá en su casilla de correo electrónico nuestras exclusivas opiniones y puntos de vista.

Deja una respuesta: